Así es Bruno, el robot pizzero de Zume Pizza que bate récords entre fogones

Zume Pizza es un innovador restaurante establecido en Palo Alto, California, que quiere revolucionar el proceso de entregas de pizza a domicilio, recortando el proceso a 22 minutos gracias a la combinación de innovadores robots con su plantilla de empleados.

La robótica y la economía colaborativa son los pilares de la nueva economía digital, y en los próximos años modificarán en gran medida el ecosistema laboral, las cadenas de suministro y producción, el transporte o el consumo. En Estados Unidos, un restaurante quiere poner patas arriba los envíos de pizza, expandiendo su ratio de entregas gracias al trabajo conjunto de la maquinaria robótica y el capital humano.

Este establecimiento se llama Zume Pizza y ha acometido un proceso de reestructuración para que los robots sean prioritarios en su cadena de producción de pizza. Una de sus máquinas extenderá las masas de pan hasta convertirlas en base de pizza en tan solo unos segundos. Otro autómata será el encargado de aplicar la salsa de tomate, mientras que un tercer robot la extenderá.

A continuación, un trabajador humano escogerá y esparcirá adecuadamente los ingredientes de la pizza bajo un estricto cronómetro de 22 segundos. Después de este tiempo, otro compañero robot introducirá la pizza en el horno. Esta máquina se llama Bruo y es un brazo robótico articulado que simula la manera en la que una persona coge una pizza con cuidado y la mete en el horno, tal y como explica Julia Collins, cofundadora y CEO de Zume Pizza.

Cuando la pizza está recién horneada, vuelve la mano humana a intervenir en el proceso, colocando el producto en una caja especialmente diseñada para su transporte, trocearla y entregarla al domicilio del cliente final. Desde que el usuario realiza su solicitud desde la app móvil de Zume Pizza hasta que su cena o comida caliente llega a su puerta únicamente transcurren 22 minutos, todo un hito en las entregas de comida a domicilio, cada vez más demandadas por los consumidores.

El objetivo principal de la empresa es que “la gente reciba la comida con mayor calidad en casi la mitad de tiempo que habitualmente”. Además de la optimización del proceso a través de robots, Zume Pizza se sirve de la Inteligencia Artificial para fijar las rutas de reparto en base a la localización del domicilio del cliente. Para reducir todavía más el plazo de 22 minutos, la compañía quiere desarrollar camiones especializados -al estilo de foodtrucks- equipados con sus flotas de robots para que las pizzas se cocinen de manera autónoma mientras el vehículo circula hacia el domicilio del cliente.

Visto en: http://www.ticbeat.com/innovacion/robot-pizzero-zume-pizza-silicon-valley/?utm_source=Twitter&utm_medium=Social&utm_campaign=CH&utm_content=none