Un ascensor sin cables y que viaja en horizontal para revolucionar las ciudades

Dentro de 50 años, los ascensores podrían cambiar de dirección y no utilizarse sólo en edificios, sino también sobre canales o para trasladar a la gente de forma horizontal desde estaciones subterráneas a oficinas.

Así es cómo espera que evolucione el mercado la alemana Thyssenkrupp, un importante fabricante de ascensores, a medida que emigre más gente a las ciudades y los edificios aumenten progresivamente de altura gracias a los avances tecnológicos.

El número global de rascacielos de más de 200 metros ha experimentado un rápido crecimiento anual hasta 128 el año pasado frente a sólo 23 en el año 2000. Y se prevé que el mercado aumente a 155 proyectos completados el próximo año, según el Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano.

En junio, Thyssenkrupp reveló su último prototipo operativo, llamado Multi, para adelantarse a rivales como la estadounidense Otis, el mayor fabricante mundial de ascensores, la suiza Schindler y la finlandesa Kone.

Multi permite que varias cabinas suban por el mismo hueco, se desplacen de forma horizontal, y luego desciendan por otro hueco siguiendo una trayectoria circular constante.

El grupo alemán asegura que revolucionará el diseño de los rascacielos y permitirá que se construyan edificios más altos al prescindir de los cables, que ocupan una gran cantidad de espacio.

Al utilizar en su lugar imanes y motores, el área que habría sido necesario para cables se reduce hasta un 50%.

"No hay límite de peso", afirma Andreas Schierenbeck, el consejero delegado de la división de ascensores de Thyssenkrupp. "Se puede alcanzar tanta altura como se desee. Si un arquitecto quiere construir 600m, 1.000m, 2.500m, es bien recibido. No hay problema", asegura. "Nos estamos quedando sin espacio en nuestras ciudades. Estamos desperdiciando demasiado en huecos para los ascensores".

Thyssenkrupp presentó Multi, que recuerda al ascensor paternóster en el que la gente entra y sale de una cabina siempre en movimiento, como concepto en 2014. En Rottweil, Multi está operativo en la actualidad en una torre de 246m, unos 50m menos que la Torre Eiffel.

Por lo general, los cables de los ascensores están fabricados en acero y representan un importante límite para los edificios altos. Schierenbeck explica que en un rascacielos típico, más del 40% del espacio útil lo ocupan huecos para ascensores, cifra que en ocasiones aumenta al 50%. Cuanto más alto es el edificio, más espacio se consume al requerirse más ascensores.

La primera compañía con planes para utilizar Multi es OVG Real Estate, una firma holandesa famosa por proyectos innovadores como De Rotterdam, un edificio que no sólo mira al río, sino que lo utiliza para enfriar el complejo.

El mes pasado, el consejero delegado de OVG, Coen van Oostrom, anunció que emplearía Multi en la East Side Tower de Berlín, un proyecto que comenzará en 2020. La gente se adentrará en el edificio, verá acercarse un ascensor, se subirá a él y será desplazada horizontalmente hasta que "vuele en el aire".

Vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=-L71TBISK7g

Visto en: http://www.expansion.com/empresas/transporte/2017/07/10/5963c09d268e3ef4468b4635.html