Este dispositivo convierte las farolas de Londres en cargadores para coches eléctricos

La empresa Ubitricity cuenta con un sistema para convertir el alumbrado público en puntos de carga para coches eléctricos.

Uno de los mayores problemas de los coches eléctricos hoy en día es la escasez de puntos de carga. La autonomía solo es un problema cuando el vehículo no se puede cargar. Pero para hacer crecer la red de cargadores en las ciudades y las carreteras hay que instalar nueva infraestructura. Esto, además de caro, no siempre es fácil por las complicaciones en los trámites administrativos. La empresa alemana Ubitricity podría tener la solución. Se trata de convertir las farolas en estaciones de carga.

Y es que el alumbrado eléctrico es una infraestructura que ya existe. No hay que construir nada, solo adaptar. Las farolas siembran ciudades y pueblos. También están presentes en carreteras y áreas de servicio , donde suele haber gasolineras.

En Londres ya han empezado a adaptar algunas de las farolas. Ubitricity lleva a cabo una modificación de los postes, que al final muestran una obertura, como la de un punto de carga. Solo hay que abrirlo y conectar un dispositivo que la empresa entrega al usuario. De ahí se conecta al coche para cargarlo.

El dispositivo que entrega Ubitricity, llamado SmartCable , convierte el enchufe de tecnología propietaria que se emplaza en la farola a un modelo estándar. La compañía controla así quién se conecta a las farolas modificadas y cuánta electricidad consume.

Poco a poco cada vez más farolas en ciertos barrios de Londres están sumando esta tecnología. El proceso es el siguiente. Lo primero que hay que hacer es cambiar la bombilla. Se necesita una luz LED , que consuma una baja cantidad de electricidad. De esta forma el sobrante de la corriente se puede utilizar para cargar un coche cuando sea necesario.

A partir de ahí es el propietario de un vehículo eléctrico quien tiene que ponerse en contacto con Ubitricity. La empresa le proporcionará un SmartCable para poder conectar el poste al coche. El dispositivo incluye un medidor para saber la electricidad que se suministra al vehículo. Aunque esto también se puede ver en una aplicación móvil , donde el usuario tiene todos los detalles.

El número de Kwh y la factura aparecen en la aplicación. Cada SmartCable está asociado a un usuario, a quien se le retiran los fondos de su cuenta corriente con cada carga. ¿El precio? Llenar de energía la batería de un Tesla Model S, con autonomía para unos 450 Kilómetros, serían 15 euros aproximadamente.

Visto en: http://blogthinkbig.com/este-dispositivo-convierte-las-farolas-de-londres-en-cargadores-para-coches-electricos/