Diseñan plataforma con realidad virtual para formar en entornos de riesgo.

La Fundación de I+D de Software Libre Fidesol con sede en Granada, es una entidad sin ánimo de lucro y un Centro de Investigación y Desarrollo centrado en las Tecnologías de la Información y la Comunicación, que fomenta la investigación, el desarrollo y la difusión de herramientas y servicios basados en estándares y tecnologías abiertas.

En esta ocasión ha diseñado una plataforma “Practica”, que combina software libre y realidad virtual, para mejorar la formación y destrezas profesionales en entornos de riesgo, como un software con realidad virtual para aprender a cambiar el motor de un avión o conducir un montacargas sin riesgos laborales. Practica sumerge al alumno en un entorno simulado que le permite aprender y desarrollar destrezas antes de su contacto real con una situación que puede entrañar riesgos, con un menor coste y sin exponerse a riesgos.

El software puede adaptarse a cualquier tipo de ejercicio formativo que implique desarrollo de destrezas y sin necesidad de conocimientos de programación.

Se combina con el uso de herramientas que están en el mercado como las gafas de realidad virtual y favorece que el alumnado acceda a una formación práctica más completa, puesto que puede entrenarse con simuladores de bajo coste como si fuera un videojuego.

Esta plataforma facilita la primera toma de contacto con tareas en un entorno seguro. En principios, el desarrollo del proyecto piloto fue enfocado a un curso e Operador de Carretillas Elevadoras.

El Director técnico de Fidesol ha considerado que la gran apuesta de innovación e investigación del proyecto es la construcción del software que subyace para poder generar entornos y actividades formativas sin necesidad de conocimientos de programación.

Una gran ventaja de desarrollar este tipo de plataformas es la diversidad de aplicaciones y situaciones de riesgo reales, que se pueden construir. Al conjuntar las oportunidades que nos ofrece la realidad virtual con el software libre, se amplía la capacidad para el desarrollo de las aplicaciones obteniendo un sinfín de aplicaciones, al contrario de los que ocurriría con un software comercial.