Un robot para pacientes con daño cerebral

Se trata de rehabilitación asistida por robots a pacientes con déficit neurológico. La técnica, que no sustituye las terapias humanas, permite recuperar la máxima funcionalidad y autonomía para la vida diaria de estas personas

La terapia asistida por robots se aplica en el hospital de Orihuela y en centros de Denia y Alicante. En el proyecto participa el Grupo de Investigación de Neuroingeniería Biomédica de la Universidad Miguel Hernández de Elche, responsables del diseño del robot. Se trata de una técnica de rehabilitación de robótica médica para pacientes que han sufrido accidentes cerebrovasculares. "Consiste en un equipo dotado de un entorno de realidad virtual que ayuda a personas que, tras sufrir por ejemplo un ictus, le ayuda a mover las extremidades superiores. En estadíos muy avanzados puede dotarles de nuevo de fuerza. Un sistema tecnológico que ayuda y evita que los profesionales tengan que repetir movimientos una y otra vez", explica Eduardo Fernández Jover, profesor de la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Los beneficiarios son pacientes con daño cerebral sobrevenido que afecta a distintas áreas, sobre todo de tipo motor. El 85 por ciento de las personas que han sufrido un ictus tienen déficit motor y falta de sensibilidad en los brazos. "Los pacientes tienen mano alien, es incapaz de controlar porque hay lesión muscular. El robot está dotada de un entorno virtual. Los pacientes se motivan por las tareas porque realizan tareas como si fuera un juego, por ejemplo freír un huevo. Son actividades cognitivas que implica otros procesos cerebrales como coger la sartén o incorporar el aceite", afirma Fernández Jover.

La terapia la realiza un robot llamado 'Robotherapist 2D', planar, neumático, de dos grados de libertad y diseñado expresamente para la rehabilitación muscular de los mimebros superiores. "No parece un robot, los profesionales esperan un humanoide, pero en realidad es un sistema que sujeta un brazo y está dotado con una pantalla grande donde están los entornos de realidad virtual. Permite movilizar el brazo de forma activa y pasiva", dice Jover.

El objetivo de este tipo de rehabilitación es que los pacientes puedan recuperar la máxima funcionalidad y autonomía, disminuyendo el impacto de la enfermedad y sus secuelas. No es sustitutiva, sino que ayuda a los profesionales a realizar una terapia más amplia y de más calidad, además de permitir personalizarla y adaptarla a cada paciente.

Vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=yY3VNbqbobM
 

Visto en: http://cadenaser.com/programa/2017/07/14/hora_14_fin_de_semana/1500028141_782561.html