Golf Adaptado – Dispositivos adaptativos para campos de golf y otras instalaciones deportivas

La semana pasada fue el IV EDGA-Terramar Open para golfistas en silla de ruedas, la competición con los mejores jugadores europeos de esta modalidad, es la ocasión perfecta para profundizar en los dispositivos adaptativos que existen para que personas con discapacidad puedan disfrutar del golf y del deporte como cualquier otro aficionado.

 

Recientemente nos planteábamos cuál era el grado de accesibilidad de los campos españoles para el golf adaptado, y ante la conclusión de que ‘queda mucho por hacer’ recomendábamos a la empresa Imeison como referente para superar esta cuenta pendiente. Entramos ahora en el tema de la adaptabilidad, donde existen numerosos dispositivos para que la práctica del golf sea más accesible y facilite la integración y socio-educación de las personas con discapacidad física, movilidad reducida o necesidades especiales.

 

El uso de los dispositivos apropiados para los niveles de iniciación, perfeccionamiento, avanzado y competición, han sido aprobados por diferentes asociaciones y federaciones internacionales de golf como el USGA (The United States Golf Association) o la EGA (European Golf Association), y se utilizan frecuentemente en diferentes torneos.

 

Las sillas de ruedas adaptadas están diseñadas para desplazarse con seguridad por todo tipo de pendientes empinadas y zonas de difícil acceso de los campos de golf sin dañarlos. De hecho, la cantidad de presión que ejercen este tipo de sillas de ruedas sobre la hierba de los greens es de aproximadamente de 0,25 kg/cm², mientras que la presión que ejercen las suelas de los zapatos de una persona de peso medio sobre el área de césped en la que se apoya es de 0,45 kg/cm². Muchas de ellas, como el Paragolfer, tienen asientos de ayuda para llevar al golfista a más de una posición de bipedestación, así como otras características que hacen el juego más agradable.

 

Otros dispositivos de adaptación son los palos y varillas que incluyen mejoras tan sorprendentes como el Amputee Golf Grip o el Troppman Golf Grip, diseñados para personas a las que les falta una de las manos, para poder agarrar mejor el palo. Según el fabricante, “ambos cuentan con un acoplamiento único, fuerte y flexible, que duplica la acción de la muñeca necesaria para un swing suave y controlado”.

 

O los cada vez más utilizados Bionic ReliefGrip Golf Glove, guantes que mejoran el grip y alivian las manos de los jugadores de golf con artritis, maximizando la comodidad y el apoyo durante el juego.

 

La utilización de este tipo de materiales técnicos como guantes, ropa y todos los accesorios para el golf adaptado, generan enormes ventajas en la calidad de vida de todos los golfistas, y en especial de personas con discapacidad y personas mayores. Así lo relataba un veterano jugador de golf diciendo: “Cuando probé por primera vez este guante, pensé que era demasiado ajustado e incómodo. Después de la primera ronda noté que no tenía mi mano temblorosa o dolorosa como antes. Continuando así, ahora puedo jugar de tres a cuatro veces a la semana con relativa comodidad”.

Sin duda, queda claro que los dispositivos adaptativos actuales están suficientemente desarrollados como para que los campos de golf están más abiertos a introducir mejoras de accesibilidad en sus instalaciones. Abriendo el golf a todos los colectivos conseguiremos un deporte más integrador, más aceptado, más popular y más extendido dentro de la sociedad. Algo que no se verá del todo reflejado hasta que el golf entre a formar parte del programa de los Juegos Paralímpicos.

VÍDEO: https://www.youtube.com/watch?v=Mj8MvK8RGIQ

 

Visto en: http://www.mygolfway.com/golf-adaptado-dispositivos-adaptativos-campos-golf-otras-instalaciones-deportivas/