Tecnología y salud: Una fusión en continua evolución

Los dispositivos inteligentes -o “wearables”- son uno de los grandes retos presentes y futuros en el ámbito sanitario puesto que el bienestar y cuidado de la salud cada vez ahonda más en la conciencia de la ciudadanía.

Según un estudio realizado por ABI Research,  el 60 por ciento de los dispositivos ponibles vendidos el pasado año guardaban relación con aquellos relativos a la categoría de salud y “fitness” y es que, la consecución de una ciudad “health friendly” así como sostenible no deja de ser un objetivo más. Tanto para la sociedad así como empresas.

Puesto que, teniendo en cuenta los datos ofrecidos por Inithealth -plataforma dirigida al sector sanitario entre otros-, determinó que para el presente año 2017, 42 millones de personas se servirán de aplicaciones móviles para mejorar su bienestar y 23 millones usarán dispositivos ponibles para controlar su salud, lo que implica que una significativa cantidad de nuevas entidades deseen entrar a competir en el mercado.

Las ventajas que proporcionan estos dispositivos tecnológicos afecta no solo a las personas en cuanto que éstas tengan un mayor control sobre su salud así como una mayor concienciación acerca de los estilos y hábitos de vida saludables, sino que también concierne al personal sanitario, puesto que permiten en algunos casos diagnosticar determinadas enfermedades o controlar a pacientes que padecen enfermedades de carácter crónico sin olvidar la importancia que pueden llegar a tener los mismos para el colectivo de la tercera edad.

 

En el mes de enero del corriente salía  a la luz el caso de una mujer en Toronto que había sobrevivido seis días tras haberle extirpado los dos pulmones para impedir que la infección que padecía en los mismos terminase con su vida.

La paciente sufría fibrosis quística, enfermedad hereditaria provocada por un deficiente funcionamiento de las glándulas exocrinas y caracterizándose ésta por afectar principalmente a los pulmones, páncreas, hígado, intestinos, senos paranasales y los órganos sexuales.

La fibrosis quística se diagnostica a través de pruebas tales como genes, sangre y sudor. Pues bien, los investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford en colaboración con la Universidad de California-Berkley (EEUU) , han creado un “gadget”  basado en un sensor de sudor portátil ,que provoca la transpiración y que lo recoge de manera no invasiva, midiendo su composición molecular y enviando los resultados de forma electrónica para su posterior análisis y diagnóstico al paciente.

Tal y como viene sucediendo durante los últimos 70 años, los pacientes deben acudir a un centro especializado donde las glándulas sudoríparas se estimulan a través de electrodos, proporcionando de esta manera el sudor necesario para realizar la mentada prueba, método convencional que provoca importantes desagrados entre los pacientes, sobre todo en menores, un colectivo muy afectado por dicha enfermedad.

Todo ello unido al tiempo de espera requerido para recolectar el sudor así como obtener los resultados.

Con el citado sensor se proporcionaría una gran autonomía al paciente puesto que no requiere de un gran tiempo de espera y  se puede realizar a través de un teléfono móvil el cual enviaría mediciones a la nube, pudiendo recibir a su vez el resultado por parte del centro médico especializado, rompiendo por tanto la barrera espacio tiempo, puesto que no es necesaria intervención por parte de personal médico capacitado. Debido a que se puede obtener la lectura en cualquiera parte del mundo según afirmó Carlos Milla, profesor asociado de Pediatría en Stanford y cuyo trabajo en colaboración con otros profesionales del sector, se publicó en la edición digital   “Proceedings of the National Academy of Sciencies”.

 

Cómo funciona

El funcionamiento del sistema se basa en dos partes de sensores microprocesadores y flexibles los cuales se adhieren a la piel, estimulando de esta manera las glándulas sudoríparas y detectando posteriormente la presencia de diversos iones y moléculas basados en sus señales eléctricas.

A su vez, el dispositivo con forma de pulsera sería útil para determinar cuales son los fármacos adecuados en relación con las mutaciones padecidas, pudiendo alcanzar una visión más amplia de cómo los iones ascienden o descienden en función de los medicamentos prescritos al paciente.

 

Del estudio llevado a cabo, se extrae también la posibilidad de diagnosticar otras enfermedades como la diabetes o la pre-diabetes puesto que tal y como informa el equipo de investigación, la plataforma podría emplearse para analizar cualquier cosa que se halle en el sudor dado que éste se considera una fuente significativa de información.

Junto a esta pulsera existen ya otro tipo de dispositivos de índole sanitaria y que se encuentran ya en venta como por ejemplo una píldora inteligente para aquellos pacientes que padezcan enfermedades de corazón y diabetes, la cual lleva incorporado un microchip comestible que indica tanto al afectado como al médico, cuando debe ingerirse la próxima dosis de medicación.

 

El sistema se basa en un parche adherido a la piel el cual  capta una señal una vez que se trague el comprimido retrasmitiendo esto a un dispositivo móvil inteligente.

La píldora, conformada por un sensor con el tamaño de un grano de arroz, se elabora a partir de ingredientes alimenticios los cuales reaccionan con los fluidos estomacales para alimentar una señal digital, aproximadamente durante cinco minutos, remitiendo de esta manera información acerca de  cuándo y cuántas pastillas se han ingerido.

Está pensada especialmente para la gente de la tercera edad puesto que en ocasiones tienen recomendada la ingesta de un mínimo de cinco pastillas al día y con este ingerible se comprueba que la medicación está siendo tomada adecuadamente y según la prescripción médica.

Dentro de este tipo de ingestables existen también cámaras en miniatura que permiten reemplazar, en ocasiones, pruebas menos invasivas tales como colonoscopias o endoscopias, siendo únicamente necesario ingerir la tableta y a partir de ese momento, la cámara irá transmitiendo imágenes a medida que avanza a lo largo del aparato digestivo, eliminándose la misma naturalmente dentro de las 24 horas siguientes a la realización de la prueba.

 

Otro de los productos innovadores en este sector son las vendas desarrolladas por los investigadores de la Universidad de Swansea, Gales, que se valen de nanotecnología y 5G para la monitorización de la curación en tiempo real y realización de un minucioso seguimiento de la evolución de las heridas, transfiriendo los datos necesarios tanto a médicos como enfermeros para la  posterior asignación de un tratamiento efectivo.

Al igual que los anteriores casos expuestos, el “gadget” se conecta a un dispositivo móvil permitiendo conocer en cada momento el concreto estado de la lesión. Las pruebas de este proyecto tendrán lugar en el próximo año, destacando la intervención de una organización sin ánimo de lucro dedicada a la prevención y tratamiento de heridas graves tanto traumáticas como crónicas denominada Welsh Wound Innovation Centre.

 

Tecnología punible

A través del uso de tecnología ponible se pueden llegar a evitar complicaciones, ingresos y otras consecuencias derivadas de diversas afecciones, puesto que a través del uso de los mismos se alcanza de forma eficaz y rápida la detección, prevención y seguimiento de la enfermedad tal y como afirmó la vicepresidente de la Asociación Salud Digital.

 

En conclusión se extrae que, los dispositivos ponibles tienen la importante característica de mejorar la calidad de vida influyendo en los “ años libres de enfermedad” pero a ello debe unirse la importante reducción del gasto en Sanidad que esto implica debido a que, mediante el uso de este tipo de dispositivos  y su seguimiento telemático se llegaría a evitar un importante número de ingresos hospitalarios.

Debe atenderse a su vez a los efectos secundarios que de su utilización se desprenden, puesto que los datos que se generan, son datos de carácter especialmente protegidos y que sin duda alguna afectarán al control sobre nuestra privacidad, como ya alertó en su día la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) junto con la Autoridad francesa en su dictamen conjunto sobre internet de las cosas del año 2014, mediante el cual se alertaba de los riesgos que pueden derivar de la utilización de este tipo de servicios y productos y a través del cual se ofrecieron una serie de recomendaciones prácticas con el objetivo de coadyuvar a los responsables al cumplimiento de la legislación de protección de datos y consecuentemente con ello, a contribuir al desarrollo del modelo de tecnología descrita en armonía con los derechos fundamentales reconocidos a los ciudadanos.

 

El dictamen está dirigido a fabricantes de los dispositivos,  desarrolladores de aplicaciones y gestores de redes sociales  así como para los usuarios de los equipos recalca que los datos obtenidos de las diferentes fuentes y analizados de diferente manera o en nexo con otros pueden dar lugar a la revelación de aspectos específicos de hábitos, comportamientos y preferencias, conformando auténticos patrones de vida de las personas, pudiendo esto condiciones la forma en que la ciudadanía se comporte en la vida real.

 

Se advierte también por las autoridades europeas de la obligatoriedad de facilitar al usuario información clara y completa acerca de los datos que se recogen, la manera en que se recopilan y la finalidad de ello además de ofrecer información sobre los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición existentes en materia de protección de datos.

Junto a ello debe recabarse el consentimiento del afectado de manera efectiva, ya que la regla general para la recogida y tratamiento de los datos de salud se basa en el consentimiento libre, inequívoco, informado y expreso de los afectados, todo ello sin perjuicio de los establecido por la normativa estatal y autonómica en cuanto a las historias clínicas.

 

Por último hacer alusión a los algoritmos de cifrado con propiedades homomórficas puesto que estos ofrecen la posibilidad de aportar un alto nivel de confidencialidad a los tratamientos de datos en cloud, tratamiento de datos obtenidos de wearables y sistemas de telemedicina entre otros, ya que esta variable de cifrado abre la posibilidad, tal y como recoge la AEPD en su guía sobre “Orientaciones y garantías en los procedimientos de anonimización de datos personales”, del tratamiento de datos personales anonimizados garantizando la privacidad de éste y que los resultados de los tratamientos sean accesibles únicamente al poseedor de la clave de descifrado, puesto que a través de un algoritmo de estas características se generan valores cifrados que sólo podrán ser descifrados por aquel que posea la clave.

 

Visto en: https://confilegal.com/20170423-tecnologia-salud-una-fusion-continua-evolucion/